Archive | reflexiones RSS feed for this section

Importancia de fomentar la lectura

6 Aug

Cartas a mis Amigas de la Vuelta-Abajo

Junio 1900

 

Uno de los alicientes con que cuenta la mujer y acaso el más poderoso en el orden moral de las ideas, es la cultura, que no es otra cosa que el  perfeccionamiento de su inteligencia y de su corazón.

 

Por medio de la lectura de buenos libros, meditando sobre ellos y comparando los pensamiento y hasta el estilo de cada autor que nos llega a la mano es como se despierta el amor al estudio y germinan en el cerebro las ideas del bien que más tarde han de formar el carácter de la mujer, llamada a ser el complemento del hogar y de la Patria.

 

La lectura no ha de ser solamente una distracción baladí del espíritu, no; es necesario al propio tiempo que se lee, estudiar y reflexionar, y si es posible apoderarse de las ideas que entraña el libro y discutirlas consigo mismo, a fin de llegar al fondo de la verdad que se quiere encontrar.  De este modo es como aprovecha la lectura, y a la vez ensancha los conocimientos y le presta energía moral a la conciencia de la persona que lee.

 

No me cansaré nunca de llamar la atención sobre este punto a mis compatriotas a quienes le ha dado Dios tan hermosas facultades en el orden moral como en el intelectual, no obstante el abandono en que han permanecido hasta ahora nuestros centros de educación y de cultura.

 

Ya que la naturaleza ha dotado a la mujer antillana de tantos sentimientos generosos, como de gracia y de inteligencia indiscutibles, estimulemos  su amor al estudio y a la lectura y procuremos por todos los medios despertar su entusiasmo por algo más serio y provechoso que las cintas, los trajes y las joyas que hablan únicamente a los sentidos conquistando–tal vez por el momento entre hombres adocenados–el triunfo de la belleza pasajera, pero no el verdadeo, que convierte a la muejer en encanto y culto de la sociedad en donde vive.

 

Yo me llamaré dichosa si logro despertar en cada una de las hija del Occidente el mismo entusiasmo que siente mi corazón por todo lo que se relaciona con el arte y con las letras y, mucho más, si llevo a su ánimo la íntima convicción que hace tanto tiempo me acompaña.  “Mientras más sana y vigorosa sea la influencia de la mujer en las sociedades, más libres e independientes serán aquéllas; y más poderosa y legítima será sobe el hombrre la influencia de una mujer cultivada que no la que ejerza pro medio de la belleza sensual la veleidosa, que sólo llena su imaginación con frivolidades engañosas.”

 

La mujer que estudia y lee llega a un estado de conciencia tal que encuentra en sí misma el sentimiento de confianza que la lleva con paso firme y cierto a la independicia y a la felicidad supremas.

 

¡Felices los pueblos en donde la mujer influye dignamente en la moral, en las costumbres y en el carácter de los hombres que deben de dirigirlos en movimiento de las modernas ideas!

 

Tengamos conciencia–no exagerada–de nuestra generosa influencia; que no nos abandone nunca ni la fe ni la esperanza, y poco a poco iremos acercándonos a nuestro ideal.  La persevaerancia en  el estudio es la que puede facilitar nuestra marcha triunfal hacia el perfeccionamiento de nuestra inteligencia y de nuestro corazón.

 

¡No hay mayor tirano que la ignorancia; unamos nuestro esfuerzoa para combatirla en biuena lid!

 

Lola Rodríguez de Tió

 

(La Provincia, Pinar del Río, 1900; Obras Completas, San Juan, Instituto de Cultura Puertorriqueña, Toma IV, 1971)

Advertisements

Resistencia al uso de la Tecnología en la Sala de Clase

21 Sep

Este escrito debe ser de preocupación, pero al mismo tiempo nos dará luz para entender la realidad de muchas salas de clase de educación comercial donde TODAVÍA tenemos compañeros que NO DOMINAN las destrezas tecnológicas. Wala, cómo diría un mago, y cómo aprenden los estudiantes.  En realidad, ¿aprenden en esos salones o son autodidactas?

A finales del siglo pasado iniciamos los pasos hacia la integración de la tecnología al currículo.   Recuerdo que en la escuela superior mis compañeros y yo teníamos una fiebre con las computadoras nuevas y nos enseñaron los inicios de programación basic.  La maestra estaba aprendiendo y nosotros sabíamos nada, así que dependiamos de ella para que nos corrigiera, nos inicira e impulsara en este mundo de la tecnología.

El panorama hoy es diferente, ya no contamos tan sólo con el libro, la libreta, la pizarra,  el lápiz y la maestra, ahora contamos con herramientas como la computadora, el celular (SMS), los ipods, el internet, la pizarra electrónica, el proyector digital, entre otros.  Todas estas herramientas a lo largo de los años han ido mejorándose y la integración de su uso en los cursos, a mi entender, es demasiado lenta.

Las aplicaciones TIC en el salón de clases puede ser una valiosa herramienta para el aprendizaje de todas las materias. Debe utilizarse como un recurso que alimente la curiosidad, imaginación y la creatividad de todos los estudiantes y maestros. El uso correcto de esta tecnología propiciará en los estudiantes que amen la experiencia del aprendizaje, que desarrollen la destreza de indagar, de estudiar, aprender. La integración tecnológica facilita al maestro que el estudiante trabaje desde su conocimiento y realidad en viajes de descubrimiento de su lugar en el país, en la historia, en el mundo, en la cultura (Rodríguez Ezquerdo, 2007).

Sin embargo, el tener  la computadora y otras herramientas tecnológicas no ofrece ningún cambio en la enseñanza en particular si el maestro no la utiliza para atraer al estudiante a aprender.  El uso de las TIC debe provocar en los estudiantes la inquietud de explorar, investigar, cuestionar, razonar, que sepan más de algunas cosas que nosotros.  Cuando esto sucede, entonces somos comunidad de aprendizaje, todos aprendemos de todos.  Los estudiantes harán preguntas que no podremos contestar de inmediato, que requerirán que aprendamos juntos. En muchas ocasiones son ellos los que contestarán nuestras preguntas y aclararán nuestras dudas.  ¿Están los maestros dispuestos a esto?

Adquirir el equipo es tan sólo el primer paso. Para que se pueda aprovechar a capacidad se requieren muchos otros elementos; muy especialmente los cambios curriculares que deben darse en el contenido, en la forma de enseñar y de evaluar a los estudiantes; el que el personal conozca las posibilidades y limitaciones de la programación y equipo; el que se cuente con una infraestructura física básica (espacio, alambrado eléctrico, conexión, seguridad) y el que se logre un cambio en la mentalidad sobre el acceso, uso y mantenimiento de las mismas.  (Rodríguez, s. f.)

El resistirse al uso de la tecnología ha traido cambios en las salas de clase.  El estudiante que presenta problemas de disciplina, el tener en el oido el audifono del Ipod, el enviarse SMS desde el salón y hasta el antiguo método de enviarse papelitos para mantenerse comunicados sobre un tema que el maestro ofrece que les parece poco interesante y poco pertinente a su vida diaria.  La aplicación correcta de la tecnología nos permitirá como maestros una nueva aventura en las salas de clase.  No es el aprender a enseñar es a usar lo que los niños y jóvenes tienen a su alcance, la tecnología.  Tecnología es el IPOD, MP3, Nintendo, GameCube, XBox, Wii, PlayStation, teléfono celular, computadora.  Señores me niego a creer que todavía el libro y el maestro son los recursos indispensables para aprender.  Ya existen lugares como por ejemplo el estado de California que cuentan con un banco de libros electrónicos y aquí en Puerto Rico nos limitan el uso de libros de texto impresos.

Establece Enrique Dans que si te dedicas a enseñar a otros, tienes que hacerlo en el contexto que marca tu entorno. Si tu entorno vive una revolución tecnológica que hace que TODA la información esté al alcance de los estudiantes, tendrás que cambiar tu metodología, porque tu negocio ha cambiado. Tendrás que enseñar a buscar, a tener criterio, a comprender, a interiorizar. Es indispensable seguir esa revolución tecnológica e introducir sus consecuencias en tus contenidos, o serás culpable de contribuir a generar una generación de estudiantes desconectados de su entorno. En algunas materias es duro, sí. Pero creo que en el centro del debate está la esencia misma de lo que implica ser profesor y dar clase, la disyuntiva entre la frase de Aristóteles,  “los que saben, hacen. los que además comprenden, enseñan” y su contrapartida satírica varios siglos posterior, de George Bernard Shaw,  “los que pueden hacen, los que no pueden, enseñan”.

El momento de aprender y aplicar no ha pasado, no nos podemos resistir al uso de la tecnología.  Maestras y maestros de Educación Comercial adiestrese, el internet está lleno de información importante para enseñar.  Al Departamento de Educación de Puerto Rico, dejen de considerar que YouTube, WordPress y otras página bloqueadas por ustedes,  no son educativas.  El maestro es el responsable de evaluar y velar por el buen uso del internet.  Dejemos de engañarnos, los jóvenes nos pueden enseñar sobre lo que les gusta aprender y nos toca a nosotros enseñarles lo nuestro aplicando lo nuevo.

¿Qué opinan?

Le invito a que lea el capítulo la resistencia a los nuevos medios, del Wikilibro Cibercultura.

Las escuelas requieren líderes visionarios

25 Aug
24-Agosto-2009 | HERNÁN PADILLA

MÉDICO

Las escuelas requieren líderes visionarios

Resulta razonable que surgieran expresiones de preocupación por los problemas que se presentaron antes del inicio del año escolar y que motivaron el aplazamiento del calendario escolar. Aunque las escuelas públicas nunca han estado en buen estado para el comienzo de las clases, este año era muy diferente. Era necesario garantizar que todas las aulas cumplían con los requisitos básicos mínimos para que implantaran el protocolo de Salud para prevenir el AH1N1 y proteger a los estudiantes. No fue suficiente que la Oficina para el Mejoramiento de Escuelas Públicas (OMEP) trabajara incansablemente para corregir el deterioro de escuelas construidas hace más de medio siglo y en continuo abandono en el pasado.

El Departamento de Educación ha estado plagado por el incumplimiento de los principios de buena planificación y administración. El sistema de educación pública se convirtió en una estructura centralizada, burocrática, ineficiente y politizada.

Un gran déficit fiscal y múltiples problemas administrativos y la planta física aquejan a las escuelas y afectan la calidad de la enseñanza. En el 2007 la Oficina del Inspector General reclamó la devolución de $5,875,000 otorgados bajo el Título X del programa “Improving America’s Schools” para las escuelas de la comunidad. Concluyó que fueron utilizados de forma contraria a las reglas federales sin que la Legislatura tomara acción para corregir la Ley Orgánica de Educación.

Ante la cruda realidad que la planta física de muchas escuelas está en muy malas condiciones, es necesario considerar los niveles de autoridad y responsabilidad bajo la Ley Orgánica del Departamento. Las escuelas son autónomas en las áreas académicas, fiscales y administrativas y tienen la responsabilidad de cuidar y mantener sus instalaciones y equipo.

Nadie puede negar que es su responsabilidad preparar su presupuesto y administrar los fondos estatales asignados a la escuela y los fondos federales para los equipos y materiales.

Los que tienen la responsabilidad de evaluar, llevar a cabo inspecciones, detectar deficiencias y tomar acción para corregirlas antes del comienzo del año escolar deben ser evaluados por los resultados de sus gestiones. Es crucial que el director escolar lleve a cabo una buena gerencia administrativa y que fomente la participación de maestros, padres, estudiantes y miembros de la comunidad en los asuntos de la escuela. Para cumplir con su misión debe identificar las necesidades de la escuela y reclamar los recursos físicos, fiscales y humanos necesarios a tiempo.

El consejo escolar no puede eludir la responsabilidad de velar por el cuido y mantenimiento de los terrenos, instalaciones y equipos de la escuela, en la misma manera que al Departamento de Educación le corresponde asignar el presupuesto a cada escuela, definir las normas referentes a las compras y suministros y administrar los contratos para la construcción y reacondicionamiento de las escuelas.

Por último, las escuelas no funcionan sin padres, maestros y voluntarios. Pertenecen a los municipios, comunidades, padres, alcaldes, comercio, industrias y todos los ciudadanos que ponen fe en el sistema educativo.

Es responsabilidad ciudadana prestar servicios en las escuelas. Los padres tienen que dar el frente y apoyar a sus hijos.

En resumen, falló todo el sistema: directores escolares, consejos escolares, oficinas regionales, gerentes, Administración central, uniones y más de 60 alcaldes que pudieron haber identificado y corregido las deficiencias antes del comienzo de las clases.

Si las líneas de responsabilidad no están claras que se simplifiquen. Educación requiere un sistema gerencial de auténticos líderes educativos. La capacidad para resolver problemas antes de que se conviertan en una crisis es característica de un liderato visionario. La legislatura debe revisar y actualizar la Ley Orgánica del Departamento de Educación. Los alcaldes deben ser parte del sistema y compartir la responsabilidad para prestar servicios y resolver problemas en las escuelas de sus municipios. El “buen gobierno” lo exige.

Fuente: Periódico El Nuevo Día

El desarrollo del maestro

16 May
Quintero recomienda que esa reflexión se puede hacer entre pares y que se asigne un tiempo para esa tarea.
02-Mayo-2009 | ANA HELVIA QUINTERO

PROFESORA DE LA UPR

El desarrollo del maestro

No hay duda de que el actor principal a mejorar nuestro sistema educativo es el maestro. De hecho, en una entrevista al ministro de Educación de Finlandia sobre los factores que habían llevado a su país a los logros educativos que han estado obteniendo, éste contestó: “Los maestros, los maestros y los maestros”.

Es preciso prestar los apoyos para que puedan mejorar la calidad de su práctica. Esta tarea requiere del esfuerzo conjunto del Gobierno, la comunidad, las universidades, los propios maestros y sus organizaciones.

El primer paso que debemos dar es unirnos en reconocer y distinguir la tarea de los maestros comprometidos. Al igual que el estudiante, el maestro se motiva a desarrollar su potencial cuando se siente apreciado, cuando trabaja en un ambiente donde se reconocen y apoyan sus talentos.

Una de las tareas principales del Departamento de Educación, en la cual la comunidad puede apoyar, es en promover este tipo de ambiente, facilitando los materiales y el espacio para la enseñanza, apoyando sus iniciativas, ofreciéndole el tiempo para la planificación conjunta con sus compañeros, reconociendo y premiando la buena labor, y sobre todo el respeto a su persona y a la profesión.

El Gobierno por su parte debe buscar los recursos para aumentar los sueldos de los maestros.

Sugeriría que el aumento se dividiese en dos fondos, uno que permitiera un aumento para todos, y un segundo, por méritos, que se podría utilizar para apoyar, entre otros aspectos, viajes de estudios o sabáticas.

Una segunda tarea es la de mejorar la preparación del maestro, tanto durante sus años universitarios como de servicio. Los programas de preparación de maestros, como prácticamente toda la universidad, tienen que transformar su enseñanza a algo con sentido para el futuro maestro.

Se ha comprobado que el maestro sigue más el ejemplo de los profesores que le han enseñado el contenido que van a enseñar, que los principios que aprenden en sus clases de metodología. Así, quien aprendió sin sentido, lo más probable es que así enseñará. Las universidades se tienen que asegurar que las materias que enseñarán los futuros maestros, se impartan con sentido, para que sean ejemplo para él.

Ahora bien, el enseñar es una tarea compleja. No basta con entender con sentido lo que se enseña. En la práctica el maestro tiene que unir múltiples variables que inciden sobre la enseñanza. El aprender a unir todos estos elementos es un proceso que se va refinando con la práctica. Decía Pablo Freire que “mejorar la calidad de la educación requiere el desarrollo permanente del maestro. Y su desarrollo tiene que estar basado en el análisis de su práctica”.

A esto precisamente es que debe estar dirigido el desarrollo profesional del maestro: al análisis de su práctica y a diseñar y ejecutar prácticas más efectivas. Sin embargo, gran parte de los talleres a maestros siguen el modelo de transferencia de información. No se da la oportunidad al maestro de ir reflexionando sobre su práctica y traducir las nuevas ideas para mejorarla. La mejor prueba es que los millones de dólares que se están invirtiendo en estos talleres no han llevado a ningún mejoramiento en el aprovechamiento de los estudiantes. Es preciso que este dinero se invierta en otras formas de desarrollo que permitan al maestro “investigar en la acción” diversas alternativas y construir a partir de su propia experiencia y de las de sus colegas prácticas más efectivas.

Esto requiere que se repiensen los talleres a los maestros en servicio. Necesitamos desarrollar diversas modalidades colaborativas y reflexivas. Por ejemplo, equipos de maestros pueden trabajar juntos con un asesor, que puede ser otro maestro, de probada experiencia con prácticas efectivas, o un profesor universitario, para que juntos trabajen en mejorar su práctica. Así se pueden pensar en otras alternativas innovadoras. Los maestros y sus organizaciones deben trabajar por promover este tipo de desarrollo que se traduzca en un mejoramiento en el aprendizaje. A este esfuerzo nos debemos unir todos, brindando al maestro el reconocimiento a la preeminencia de su labor profesional y proveyendo los recursos y apoyos que redunden en mejores ambientes de trabajo.

Las apariencias engañan

19 Apr

Muchas veces podemos ser un tanto crueles cuando juzgamos la apariencia sin conocer la persona. Este video nos enseña que somos más los que debemos evaluar nuestra manera de ver la gente y valorar la realidad de todos los que nos rodean.  Aprovechemos las cualidades de nuestra gente.  Las apariencias

pueden engañar.

El video ha sido desactivado en YouTube, pero lo pueden acceder en

Susan Boyle

Feliz Día de Pascua

10 Apr

El valor de la Escuela Superior

3 Mar

La escuela elemental es, de todos los niveles, el más importante.  Es donde se forjan las bases para una educación para toda la vida.  Al finalizar el sexto grado, los niños y niñas se graduan y después ¿qué?

Llegan a la escuela intermedia con sus altas y bajas, la juventud y su pavera.  Algunos terminan el 9no grado otros no. ¿Por qué?

Cuando llevamos a por ciento la cantidad de estudiaantes que llega al cuarto año de escuela superior no es ni tan siquiera la mitad de los que entraron a kinder 12 años atrás.  ¿Dónde están?

Pues hoy día la moda es terminar el cuarto año en tres meses. Sí, esa es nuestra realidad.  Pero déjeme informarle que no es gratis, todo tiene su precio.    Una opción de mercado de estos lugares es que sus estudiantes provienen de colegios, pero la realidad es otra, provienen de las escuelas públicas del país.  Los estudiantes los ven como la opción fácil de completar un grado en un mes y listo.  ¿Dónde ha ido a parar nuestra dignidad y respeto como pueblo?  ¿Educados?

¿Cree usted que en un mes se puede completar el noveno, décimo, undécimo o el cuarto año?  ¿Qué capacidad intelectual, de pensamiento crítico, solución de problemas entre otras se puede desarrollar en un mes?   ¿Qué destrezas y conocimientos tienen para entrar a la Universidad o hasta para trabajar?  ¿Qué valor le estamos dando como pueblo a la escuela?

“Mi hijo no quiere ir a la escuela, lo saco y ya”.  Por favor, nuestra realidad es que cada día tenemos menos estudiantes en nuestras escuelas públicas.  ¿Qué le ha pasado a nuestra escuela?  ¿A dónde fue a parar el prestigio de la Escuela Pública puertorriqueña?

¿De quién es la culpa? Pues la culpa es huérfana.

Padres y madres que no demuestran un compromiso genuino con la educación de sus hijos e hijas; maestras y maestros que no alcanzan a  “enamorar” en el estudio a sus estudiantes; estudiantes que sólo les interesa ganarse el peso; la economía subterránea, el punto, el mantengo y la vagancia; las características generacionales de los jóvenes; la Educación Privada es mejor; las controversias sindicales; un Departamento de Educación que aparenta buscar las estrategias para ahorrarse el peso en el activo más importante de un pueblo, su Educación; o un Consejo General de Educación que no estudia el efecto multiplicador de sus acciones.  Estas podrían ser algunas razones entre muchas otras.

¿A dónde vamos a llegar?  Esa es la pregunta.

No tengo contestación y sí muchas más interrogantes.

El compromiso, rescatar la escuela en el núcleo donde trabajo, ese será mi granito de arena.   ¿Se une usted con un granito?

¿Qué opina usted estimad@ lector?