Importancia de fomentar la lectura

6 Aug

Cartas a mis Amigas de la Vuelta-Abajo

Junio 1900

 

Uno de los alicientes con que cuenta la mujer y acaso el más poderoso en el orden moral de las ideas, es la cultura, que no es otra cosa que el  perfeccionamiento de su inteligencia y de su corazón.

 

Por medio de la lectura de buenos libros, meditando sobre ellos y comparando los pensamiento y hasta el estilo de cada autor que nos llega a la mano es como se despierta el amor al estudio y germinan en el cerebro las ideas del bien que más tarde han de formar el carácter de la mujer, llamada a ser el complemento del hogar y de la Patria.

 

La lectura no ha de ser solamente una distracción baladí del espíritu, no; es necesario al propio tiempo que se lee, estudiar y reflexionar, y si es posible apoderarse de las ideas que entraña el libro y discutirlas consigo mismo, a fin de llegar al fondo de la verdad que se quiere encontrar.  De este modo es como aprovecha la lectura, y a la vez ensancha los conocimientos y le presta energía moral a la conciencia de la persona que lee.

 

No me cansaré nunca de llamar la atención sobre este punto a mis compatriotas a quienes le ha dado Dios tan hermosas facultades en el orden moral como en el intelectual, no obstante el abandono en que han permanecido hasta ahora nuestros centros de educación y de cultura.

 

Ya que la naturaleza ha dotado a la mujer antillana de tantos sentimientos generosos, como de gracia y de inteligencia indiscutibles, estimulemos  su amor al estudio y a la lectura y procuremos por todos los medios despertar su entusiasmo por algo más serio y provechoso que las cintas, los trajes y las joyas que hablan únicamente a los sentidos conquistando–tal vez por el momento entre hombres adocenados–el triunfo de la belleza pasajera, pero no el verdadeo, que convierte a la muejer en encanto y culto de la sociedad en donde vive.

 

Yo me llamaré dichosa si logro despertar en cada una de las hija del Occidente el mismo entusiasmo que siente mi corazón por todo lo que se relaciona con el arte y con las letras y, mucho más, si llevo a su ánimo la íntima convicción que hace tanto tiempo me acompaña.  “Mientras más sana y vigorosa sea la influencia de la mujer en las sociedades, más libres e independientes serán aquéllas; y más poderosa y legítima será sobe el hombrre la influencia de una mujer cultivada que no la que ejerza pro medio de la belleza sensual la veleidosa, que sólo llena su imaginación con frivolidades engañosas.”

 

La mujer que estudia y lee llega a un estado de conciencia tal que encuentra en sí misma el sentimiento de confianza que la lleva con paso firme y cierto a la independicia y a la felicidad supremas.

 

¡Felices los pueblos en donde la mujer influye dignamente en la moral, en las costumbres y en el carácter de los hombres que deben de dirigirlos en movimiento de las modernas ideas!

 

Tengamos conciencia–no exagerada–de nuestra generosa influencia; que no nos abandone nunca ni la fe ni la esperanza, y poco a poco iremos acercándonos a nuestro ideal.  La persevaerancia en  el estudio es la que puede facilitar nuestra marcha triunfal hacia el perfeccionamiento de nuestra inteligencia y de nuestro corazón.

 

¡No hay mayor tirano que la ignorancia; unamos nuestro esfuerzoa para combatirla en biuena lid!

 

Lola Rodríguez de Tió

 

(La Provincia, Pinar del Río, 1900; Obras Completas, San Juan, Instituto de Cultura Puertorriqueña, Toma IV, 1971)

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: